El Ciudadano y el Consumidor: ¿Antagonistas de una misma historia?