Columna de Opinión: El abuso de ideas malas