¿Es la energía eólica una alternativa a las hidroeléctricas?

¿Es la energía eólica una alternativa a las hidroeléctricas?

21 Mayo 2011

Hoy, cuando la aprobación del proyecto Hidroaysen está en la palestra y las manifestaciones ciudadanas se producen una tras otra, es necesario mirar hacia el futuro y empezar a proyectar otros tipos de energías.

Jaime Troncoso >
authenticated user

Hoy en día, la energía está siendo cada vez más escasa en nuestro país, es por ello que han aparecido bastantes alternativas para generar este bien tan preciado. ¿Por qué es ahora más escasa?  Las plantas Hidroeléctricas han generado gran controversia en la opinión pública, en consecuencia las energías renovables (no contaminantes) vienen  a ser una alternativa  que se debe tomar en cuenta, en especial la eólica.

Pero… ¿Qué tipo de energías, posibles de explorar, existen en el planeta tierra? Por un lado están las fósiles  que corresponden a carbón, gas y petróleo, las cuales, generalmente, contaminan el medio ambiente y tienen fecha de caducación. Por otro lado, están las energías alternativas, las cuales se dividen en dos: las renovables y la nuclear.

Energías Renovables No Convencionales ERNC 

Lo cierto es que, nuestro país posee un gran potencial en lo que a energías renovables (limpias) se refiere, sin embargo no han sido explotadas del todo. Ahora, ¿Qué son específicamente las Energías Renovables No Convencionales? Básicamente, estas se obtienen de fuentes naturales que, eventualmente, son inagotables, entre ellas están por ejemplo: la energía Solar, Geotérmica (de la tierra), Hidráulica (corrientes agua dulce), Mareomotriz (de las mareas), Undimotriz (de las olas) y la Eólica (de los vientos).

La verdad es que son los países desarrollados los que se han decidido a implementar políticas comprometidas con el cuidado y respeto con el medio ambiente, Noruega, Dinamarca, Francia y, especialmente, España son los pioneros en estas iniciativas. De hecho, en la península ibérica el 20% de su producción energética es generada por fuentes renovables y se espera que para el año 2030 esta llegue al 41%. Lamentablemente, en el caso de nuestro país, la generación de este tipo de energíano supera el 1.

La futura planta HidroAysén que se quiere construir en la ciudad de Coyhaique es, sin dudas, el proyecto energético más cuestionable y resistido por ambientalistas, la opinión pública y algunos políticos en Chile de los últimos años. Es que el proyecto es ambicioso, ya que busca construir 5 represas en la Patagonia, dos en el rio Baker y tres en el rio Pascua, lo que significaría un gasto de 3.200 millones de dólares y un aporte de 2.750 megawatts al SIC. Además se estima que podría cubrir para el año 2020 el 21% de la demanda del SIC, aparte de contribuir a una mayor independencia energética, tomando en cuenta que disminuiría el consumo de combustibles importados como el gas, el petróleo y el carbón.

Pero… ¿Cual es el costo que tendría que pagar el medio ambiente por este ambicioso proyecto? Se calcula que casi 6 mil hectáreas se inundarían por completo, además se instalarían 3.800 torres –de 60 mts de altura cada una- a lo largo de unos 2 mil kilómetros, lo que lo convertiría en uno de los tendidos eléctricos más largos del mundo. Todo esto traería consigo un deño irreversible al ecosistema de la región, he ahí la importancia de invertir en otro tipo de energías, como por ejemplo la eólica.

Por lo tanto… ¿Es la Energía Eólica una alternativa realmente sólida para evitar la controversia, que produce en la opinión pública, la construcción de plantas Hidroeléctricas como la de Aysén?  

Para responder esta pregunta es necesario saber primero que la energía eólica se obtiene del viento, es decir a través de la energía cinética generada por las corrientes de aire, además es un tipo de energía renovable, o sea limpia, ya que de ninguna forma genera algún tipo de combustión que produzca dióxido de carbono (CO2), por lo que no contribuye al incremento del efecto invernadero ni al tan bullado cambio climático.

Por otro lado, y a diferencia de las plantas hidroeléctricas, las aspas captadoras de energía a través del viento, pueden ser instaladas en lugares no aptos para otros fines, vale decir en zonas desérticas, próximas a la costa o en terrenos áridos. Otro punto a su favor es su rápida instalación, la cual tarda entre 4 y 9 meses para un parque eólico promedio, la cual correspondería por ejemplo a cerca de 20 aerogeneradores de 2 megawatts cada uno, los cuales a su vez permitiría generar más de 120 gigawatts en un año que beneficiaría a un territorio aproximado de 1.296 km².

Sin duda alguna, es Europa quien lleva ventajas en esta forma de generar, electricidad. Uno de los países más comprometidos con este tipo de energía es España, que hasta diciembre del año 2008 contaba con una capacidad de 16.018 megawatts de energía en base al viento, lo que equivalía al 16,7% de la capacidad del sistema eléctrico de todo ese país. Otro ejemplo es el caso de Suecia que cerró el año 2009 con 1.021 megawatts eólicos instalados en su territorio, además posee una política a largo plazo que tiene el ambicioso deseo de alcanzar los 14.000 megawatts para el año 2020.

Experiencias de Energía Eólica en Chile

Claramente este tipo de energía no se ha explotado del todo en nuestro país, sin embargo existen algunas experiencias que dan pie a pensar que, en el futuro, se debe tomar en cuenta las potencialidades del viento de nuestro territorio.

Es el caso, precisamente, de la región de la Araucanía, específicamente en Collipulli, provincia de Malleco, donde la COREMA (Corporación Regional del Medio Ambiente) aprobó la declaración de impacto ambiental (DIA) para la construcción de un parque eólico de 48 MW, el cual será fabricado por la empresa chilena de energías renovables Ener-Renova.

El proyecto eólico consiste en instalar 24 aerogeneradores de 2 MW cada uno, lo que entregará 125 GW por año y se conectará con la red del Sistema Interconectado Central (SIC) del país. Se invertirán cerca de 108 millones de dólares en un sueño que se debería inaugurar el año 2012. 

Otro proyecto interesante es el del parque eólico Las Dichas, en la quinta región del país, el cual contará con 16 megawatts y donde se invertirá casi 30 millones de dólares en su construcción en la localidad de Casablanca.

Claramente, estas dos plantas orientadas a la utilización del potencial eólico, no son suficientes para capear otro tipo de fuentes energéticas que son más invasivas respecto del medio ambiente, pero tal  como lo dice José Miguel Serrano, economista especialista en energía eólica “de todas las energías renovables no convencionales, la eólica es la que tiene un mayor nivel de desarrollo en el mundo y, a su vez, es la que posee costos más competitivos respecto de las tradicionales”.

Por lo tanto, es menester poner hincapié en este tipo de energías que son más limpias, menos contaminantes y más baratas que las hidráulicas por ejemplo, pero que poseen menor poder productivo en un corto plazo. Es por ello que ahora depende de los inversionistas, tanto locales como extranjeros, tomar la decisión correcta, es decir nos preocupamos más del medio ambiente o decidimos ganar dinero sin sopesar las consecuencias que este acto pudiese afectar, a largo plazo, en el ecosistema…las fichas están echadas, solo el tiempo nos dará la respuesta.