Proceso Constituyente: Independientes en la Secretaría Técnica

Proceso Constituyente: Independientes en la Secretaría Técnica

02 Diciembre 2020

La Secretaría Técnica será el órgano encargado de ordenar la labor de los convencionales, asesorarlos y orientar la discusión constitucional.

Victor Manuel C... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

En el pasado plebiscito del 25 de octubre, la ciudadanía se manifestó en términos de dar protagonismo a ciudadanos no militantes de partidos políticos en el proceso de redacción del nuevo texto constitucional, lo que se evidenció en el escaso apoyo a la Convención Mixta (21%) frente a la alternativa de la Convención Constitucional (79%). El protagonismo independiente (de partidos políticos), sin embargo, no sólo debe limitarse a los integrantes de la Convención sino, además, a los integrantes de la Secretaría Técnica.

La Secretaría Técnica será el órgano encargado de ordenar la labor de los convencionales, asesorarlos y orientar la discusión constitucional. Es decir, se trata de un órgano que, en su esencia, no es deliberativo y, por consecuencia, no le corresponde decidir sobre las normas que se incorporán al nuevo texto. Será la Convención Constitucional quien decida la integración de la Secretaría Técnica, debiendo escoger a personas de comprobada idoneidad académica o profesional, según lo mandata el artículo 133 de la actual Constitución.

Ahora, más allá del artículo citado, es indispensable que los integrantes de la Secretaría Técnica evidencien su independencia de partidos políticos pues, mediante una supuesta asesoría pueden esconderse operadores políticos que induzcan a los Convencionales a amparar ciertos intereses partidarios, torciendo de ese modo la voluntad de la ciudadanía en el diseño del proceso constituyente. 

Sin embargo, la legislación actualmente vigente plantea un escenario en que los militantes de partidos políticos son los únicos candidatos seguros para presentarse y, eventualmente, resultar electos como convencionales constituyentes, en perjuicio de los independientes. Estos últimos, corren en desventaja para alcanzar el número de firmas necesarias para inscripción de candidaturas, en el mecanismo de formalización de dicho patrocinio y en la posibilidad de formar pactos entre independientes, todo lo cual está discutiéndose -lentamente y contra el tiempo- en el Congreso Nacional.

Lo anterior, no constituyen buenos antecedentes para la formación de la futura Secretaría Técnica, toda vez que la inseguridad sobre una real y efectiva representación de independientes en la Convención Constitucional conlleva a que la integración de la Secretaría quede entregada forzosamente a la decisión de las coaliciones políticas de siempre. Luego, este órgano podría transmutar a un espacio abierto de injerencia política indebida en la Convención Constitucional, amparada o disfrazada de conocimiento técnico de sus integrantes.