La historia obscura del salitre y el litio y una humilde sugerencia al Presidente Piñera

La historia obscura del salitre y el litio y una humilde sugerencia al Presidente Piñera

01 Marzo 2012

A mediados del año pasado, el ex senador socialista Ricardo Núñez, en una entrevista al respecto, señaló “que SQM pidió concesiones para explotar salitre, no litio. El Estado no ha sabido cautelar los intereses nacionales a este respecto”. Por Pedro Marín

Pedro Marín Mansilla >
authenticated user

En enero de 2010, el presidente Sebastián Piñera, les dijo a los dirigentes movilizados en Magallanes, "…. reemplacen la violencia por el camino del diálogo. Nuestro gobierno está y va a estar siempre abierto al diálogo, a un diálogo serio, respetuoso y responsable, porque ese es el camino para encontrar una solución para Magallanes; para que el gas y el petróleo no se terminen, como se terminó el salitre a fines del siglo XIX"

Eliminar las clases de historia, ha sido una de las tareas pendientes por parte del sistema capitalista global y todos los gobiernos chilenos después de Allende, han aportado su cuota silenciosa y beligerante para convertirnos en ciudadanos cada vez menos informados.  “Entre menos sepamos, menor resistencia y oposición ejercemos”.   

Señor Presidente: el salitre en Chile nunca se ha acabado.  Chile sigue siendo el único país del mundo, que exporta salitre natural y si bien es cierto, a fines de la primera guerra mundial los alemanes desarrollaron el salitre sintético, bajando con ello; la rentabilidad de su producción, se continúa explotando hasta el día de hoy, incluyendo yodo, nitratos, potasio y ahora también, el muy preciado “litio”. Todo esto en el siglo XX, no en el XIX como usted mal señaló. 

Para reforzarlo y mejore sus alocuciones futuras; el Litio es el más liviano de los metales, se emplea para elaborar artefactos electrónicos e inalámbricos usados en cohetes y satélites, es un gran acumulador de energía que hace funcionar baterías de teléfonos celulares, relojes digitales, marcapasos, computadoras portátiles, MP3, etc. También se emplea en los reactores atómicos para obtener titrio, un elemento que no existe en estado natural y que actúa como combustible en la fusión nuclear. A pesar de ser descubierto en 1817, recién en la década de 1950, EEUU consideró al litio, un material estratégico . (Manuel Salazar, Al asalto de una nueva riqueza). 

El consumo mundial de baterías crece en torno al 15% en promedio anual. Daniela Desormeaux,  Gerente General de la consultora especializada en recursos naturales, SignumBOX, señaló que la tendencia de consumo en el mundo, indica que al año 2020, ésta se duplicará. 

Chile exporta el mineral principalmente a Japón, Corea del Sur, Bélgica, China, Alemania y Estados Unidos, en tres compuestos químicos diferentes; como carbonato de litio que; por su alta resistencia al calor se usa básicamente para baterías, cerámicas y vidrios. También lo exporta como; hidróxido de litio, usado en grasas y lubricantes automotrices y en menor cantidad –por ahora-, como cloruro de litio, para la  industria metalúrgica. 

El norte chileno, cuenta con más de 50 salares, los cuales concentran el 25% de las reservas mundiales de litio.  Entre Argentina, Bolivia y Chile, se aglutina más del 50% de los mantos mundiales de este mineral. Chile inició las exportaciones de carbonato de litio en 1996 y en el 2008, las ventas reportaron 1.092 millones de dólares. En 1998 el valor de la tonelada de litio era de 1.770 dólares. Hoy bordea los 6.000 dólares y SQM vale 4 mil millones de dólares, cuya acción ha escalado 500% desde el año 2000.  (Cifras del Banco Central).   

En 1968, el gobierno de Eduardo Frei Montalva, funda la Sociedad Química y Minera de Chile S.A. (SQM). El 37,5% de las acciones quedaron en manos CORFO y el 62,5% restante, bajo dominio privado de Anglo Lautaro. En 1971, durante el gobierno de la Unidad Popular, la empresa se estatizó y el 99,9% de las acciones pasaron al Estado y el 0,001%  restante, en manos de ENDESA.   En 1983 la Ley Orgánica de Concesiones Mineras, elaborada por José Piñera, estableció que los nitratos y sales análogas, el yodo y los compuestos químicos derivados, ya no estaban reservados exclusivamente al Estado. Pero, el gobierno de Pinochet dispuso un período de seis meses para que CORFO y SQM, fueran las únicas empresas que podían constituir propiedad sobre esos recursos. 

De esta forma, la explotación del salitre, yodo y litio se concentraron en sólo dos compañías, la Sociedad Chilena del Litio (SCL) filial de la norteamericana Chemetall y la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM). Esta última pertenece a Julio Ponce Lerou, ex yerno de Augusto Pinochet. SQM, a través de sus subsidiarias, posee derechos exclusivos para explotar estos recursos en un área que cubre cerca de 196.000 hectáreas. Eso incluye 147.000 hectáreas que pertenecen a CORFO y que son arrendadas a SQM Salar, una de las tantas filiales de Ponce Lerou.

La Sociedad Chilena del Litio (SCL), nació en 1980 con el 55% de las acciones pertenecientes a Foote Minerals y el 45% a CORFO. Poco después CORFO vendió su parte a la empresa norteamericana. 

Nunca ha sido fácil, dar a conocer a la opinión pública el ¿Cómo? Julio Ponce Lerou, pudo concentrar este patrimonio nacional para si mismo, puesto que sus maniobras se hicieron en base a evidentes irregularidades; primero bajo el amparo de su suegro y del gobierno militar y, luego; con la ya conocida parsimonia y complicidad de los gobiernos de la Concertación y la derecha política.

Julio Ponce, es ingeniero forestal. En los años 60´, ingresó a Industrias Forestales S.A., luego trabajó en la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones. En 1973, -consciente de lo que pasaba en Chile-, viajó a Panamá. En 1974, vuelve al país ya con su suegro en el poder. A su regreso ocupa inmediatamente la dirección ejecutiva de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y, al mismo tiempo, la jefatura de industrias forestales de la CORFO. Después asumió la gerencia de varias otras empresas de CORFO, tales como: ENAP, Compañía de Teléfonos, Iansa, Endesa y SQM. A fines de 1982, termina siendo, Gerente General de CORFO.

La Compañía de Salitre y Yodo de Chile, Cosayach, una de tantas empresas que se dedican a este negocio minero, propiedad de Francisco Javier Errázuriz, interpuso una demanda contra SQM. Errázuriz, denunció que: “en 1985 CORFO transfirió directamente, sin licitación previa, sin previo conocimiento y refrendación de la Contraloría General de la República, a espaldas del público a 1 peso por hectárea, el total de sus derechos sobre esas propiedades mineras a SQM”.

En marzo de 1984, CORFO otorgó poder a un grupo de abogados vinculados a SQM para que presentaran las solicitudes correspondientes. Ellos manifestaron propiedad minera a favor de CORFO sobre los yacimientos más importantes de salitre y yodo de las regiones de Tarapacá y Antofagasta, correspondientes al 90% de los existentes en todo el país.

Al promediar los años ‘80, SQM quedó dueña de los mejores yacimientos de yodo, salitre y litio. Fue entonces, que Julio Ponce Lerou, valiéndose de su cargo como gerente de CORFO, propuso la venta del 49% de las acciones de SQM. Poco después, su amigo y ejecutivo de la misma empresa, Eduardo Bobenrieth, asesorado por Hernán Büchi, crean la sociedad contractual “Pampa Calichera” a través del llamado “Capitalismo Popular”. Con todo, inducen a los trabajadores del salitre a comprar acciones de SQM, con dinero que se les adeudaba a los propios trabajadores. En esos años de dictadura, el sindicalismo estaba por el suelo y en ese contexto, se engañó a los trabajadores, para que estos aceptaran acciones de la empresa, en vez del pago retroactivo de gratificaciones y utilidades adeudadas por SQM.  (Gilberto Villarroel, Diario la Nación de 1991) .

Los sueldos de los trabajadores salitreros en tiempos de dictadura, eran similares al sueldo mínimo, por cuanto, rápidamente se fueron deshaciendo de las mismas acciones. Por supuesto que el comprador fue Julio Ponce Lerou. (Ver: “La bicicleta de Ponce Lerou”; La Nación, 2 de junio de 1991).

En 1990 las nuevas autoridades de CORFO, revelan y ponen a disposición de la Justicia todos los antecedentes para que ésta investigara los crímenes de lesa Economía causados por quienes convirtieron a CORFO, en una fábrica de oportunistas millonarios, amparados por la dictadura militar. A pesar de la contundencia documental presentada, La Justicia nunca llegó

Hoy, Ponce Lerou, sigue siendo el ‘Rey del Salitre’ que el mismo ayudó a privatizar. Su hermano Eugenio es el gerente comercial. Hernán Büchi, quien fuera ministro de Hacienda y director de orquesta de las privatizaciones en el gobierno militar, hoy también es miembro del directorio de SQM.

Mientras nos entretenemos con esta parte de la historia -que no se cuenta- y que al parecer nuestro Presidente desconoce, El Ministerio de Minería de Chile, Hernán de Solminihac, hermano de Patricio de Solminihac, (chicago boy´s) y alto ejecutivo de SQM, informó que licitará, a través de Contratos Especiales de Operación del Litio (CEOL) la explotación de yacimientos en el país. Lo anterior, según él-, “para impulsar la industria chilena del sector, que actualmente alcanza el 41% de la producción mundial, pero que está siendo cada vez más competitiva”.  

Señor presidente, el decreto 2.886 del año 1979, señala que: “el litio es una reserva del Estado y su producción no es concesible”, sin embargo, tal como ha sucedido siempre después de Allende, todo el mundo, incluyéndolo a usted, hace caso omiso de estos atropellos a los intereses nacionales.  

Por otro lado, el subsecretario de Minería, Pablo Wagner, dijo que “a través de los CEOL se podrá explotar el mineral en cualquier lugar que en la actualidad esté impedido de hacerlo, por un equivalente a 100.000 toneladas metálicas durante 20 años, contados desde el momento de la suscripción del contrato. No obstante, el Fisco seguirá siendo dueño del mineral”(7 febrero agencia UPI). 

Que lesera, según este decreto el FISCO es el dueño del mineral, sin embargo, lo pondrán a disposición de terceros con todas las garantías y exenciones tributarias que hoy gozan todas las mineras en Chile, incluyendo el Cu. Como pueden ver; no sólo el señor Presidente, sino que su Ministro y Subsecretario de la cartera de minería, desconocen y omiten la historia. 

CODELCO, a través de un comunicado, indica que no participaría en esta licitación, puesto que su agenda se centra en el cobre y sus proyectos de ampliación.  Humildemente, sugiero señor Presidente, que sea la Empresa Nacional de Minería (ENAMI) la que explote el recurso para Chile y los chilenos.

A mediados del año pasado, el ex senador socialista Ricardo Núñez, en una entrevista al respecto, señaló “que SQM pidió concesiones para explotar salitre, no litio. El Estado no ha sabido cautelar los intereses nacionales a este respecto”.  Espero que algún otro diputado o senador por la región tome aquel guante y retome su trabajo.  Los parlamentarios que representan estas regiones desérticas y llenas de riquezas, poco o nada han hecho por esta causa.  Es más, algunos de ellos, defienden la privatización. 

Pedro Marín Mansilla.

Ex Presidente de la Federación Minera de Chile y Director FMC.