De la calle a la fábrica: Las Humitas de María Angélica son 100% nuestras

De la calle a la fábrica: Las Humitas de María Angélica son 100% nuestras

13 Mayo 2017

Moisés Saumon, hijo de la mujer que le da nombre a estas deliciosas humitas, nos cuenta una historia de superación como pocas, donde una familia logró emprender sólo gracias a su esfuerzo.

Especial Mi Voz >
authenticated user Editor

En 1981 María Angélica Cerna y su familia salieron a la calle a vender humitas. La cosa estaba difícil, su marido había quedado sin trabajo luego de servir varios años en una fábrica, por lo que cualquier ingreso era infinitamente necesario para sacar adelante a esta tradicional familia de Concepción.

“Hasta el año 87’ más o menos que vendimos humitas en la calle, en la vereda, a una cuadra de la plaza”, recuerda Moisés Saumon, hijo de María Angélica y mano derecha de su madre actualmente. “De a poco la producción fue creciendo y comenzamos a trabajar con los supermercados”, cuenta el microempresario, quien hoy junto a su familia administra dos locales comerciales y una fábrica.

La fábrica, ubicada en Carrera con Rengo local 12, funciona a toda locomotora durante el día, y alcanza según Moisés una producción de hasta 7 mil humitas al día, las cuales son repartidas en supermercados, cocinerías, restoranes y en los estómagos de cientos de comensales de Concepción y sus alrededores. Además, esta empresa da trabajo a más de 20 personas todos los veranos.

“El choclo viene de Villa Pratt, de un amigo que trae su camión directo hasta nosotros. Es un choclo chileno, especial para humitas”, asegura Moisés, quien asegura que su producción es continua, característica que da el resultado más fresco y original. “Pelamos el choclo, picamos y lavamos la cebolla, y después llenamos”, cuenta el productor, quien asegura no dejar nada para el otro día.

Humitas 100% frescas y 100% nuestras

Tal como hechas en casa, con ese sabor artesanal característico de esta tradicional preparación, las humitas de María Angélica se han hecho un lugar en el corazón de los penquistas, y también en el programa 100% Nuestro de Unimarc, que busca recopilar los sabores locales para llevarlos directo a tu mesa.

Este programa le da la posibilidad a cientos de productores locales de vender sus productos en los Unimarc de su región. Además, la iniciativa ofrece a sus clientes hacer una compra con sentido, estableciendo una manera concreta y directa de ayudar al desarrollo de las regiones de Chile, apoyando y fomentando el desarrollo de los productores pyme de su zona.

“Tengo 48 años y nunca he visto en Chile una fábrica igual”, cuenta Moisés, quien reconoce el apoyo brindado por Unimarc para hacer aún más reconocido el nombre de su madre, que hoy brilla en las góndolas gracias a 100% Nuestro. “Nos tratan bien, como pymes, son todos muy puntuales y atentos, y eso se agradece”, concluye el microempresario.

Si quieres conocer un poco más María Angélica y el trabajo que realiza esta fábrica de humitas, puedes visitar su perfil de Facebook, donde encontrarás noticias e imágenes de esta tradicional preparación.